Colirios y pomadas

Colirios y pomadas

Los problemas oculares se tratan muchas veces con gotas (colirios) o pomadas aplicadas directamente en el ojo. Son efectivos en una determinada enfermedad pero algunos pueden ocasionar efectos adversos locales (alergias, aumento de la presión ocular, cataratas) o generales (crisis asmáticas o problemas cardíacos) pues son absorbidos por los tejidos oculares y una parte del fármaco pasa a la circulación general sanguínea.
Recomendaciones generales. Los colirios y pomadas oculares se deben conservar en lugar fresco, seco y protegidos de la luz. Tienen fecha de caducidad y además una vez abiertos tienen una duración limitada. Se deben mantener fuera del alcance de los niños. No se deben emplear más tiempo del indicado por el médico y no se deben compartir con otras personas.
Precauciones.
  • Antes de administrar colirios o pomadas es obligatorio lavarse las manos con agua y jabón. Después de dicha administración se deben también lavar las manos de la misma manera si se tocó con ellas algún producto de dichos colirios o pomadas.
  • Cuando se deben instilar gotas de varios colirio en un mismo intérvalo, se deben administrar con unos 5 minutos de diferencia pues si se administran seguidos las segundas lavan a las primeras y no son efectivas
  • Cuando coincida la instilación de un colirio y la aplicación de una pomada se debe poner siempre primero el colirio y unos 5 minutos después la pomada.
  • La punta del frasco (gotero) no se debe tocar con las manos y tampoco debe tocar los ojos, las pestañas u otras superficies.
  • En ojos portadores de lentillas blandas se pueden instilar algunos colirios pero no todos. Los colirios con colorantes (fluoresceína, rosa de bengala) o cuando tienen cloruro de benzalconio como conservante tiñen las lentillas blandas. Los colirios dilatadores de la pupila impregnan las lentillas y vuelven a dilatar la pupila al volverlas a poner. En estos y otros casos es aconsejable quitar las lentillas antes de aplicar los colirios.
  • La administración puede realizarla el propio paciente u otra persona en un ambiente bien iluminado. Si una persona debe administrarse las gotas en su propio ojo porque vive sola o por otras circunstancias puede ser de ayuda realizarlo delante del espejo o tumbado en la cama.
  • La administración de colirios y pomadas en niños se realiza de la misma forma que en los adultos. Si los niños son muy pequeños se deben colocar boca arriba y sujetar la cabeza mientras se realiza la administración.

 Instilación de colirios.

Instilación de un colirio
  • Lavarse las manos cuidadosamente. 
  • Agitar el frasco si procede (suspensión) y quitar el tapón del bote con cuidado de no tocar con las manos la punta del envase. Al dejar el tapón se debe procurar que no toque ninguna superficie la parte del mismo que se enrosca con el envase para que no se contamine.
  • El paciente debe inclinar un poco la cabeza hacia detrás y mirar hacia arriba. La persona que administra el colirio debe desplazar hacia abajo el párpado inferior del ojo donde se realiza la instilación con el dedo índice de una mano mientras con la otra mano instila la gota del colirio. La punta del frasco (gotero) no debe tocar las estructuras oculares. 
  • Las gotas se pueden aplicar directamente sobre el ojo, pero suelen escocer menos y son igualmente efectivas si se aplican en la parte expuesta del párpado inferior. 
  • Una vez la gota cae en el ojo se suelta el párpado suavemente. El paciente debe permanecer con los ojos cerrados durante unos segundos mientras se limpia con una gasa estéril el fluido sobrante que se derrama por fuera del párpado.
  •  Al aplicar algunos colirios como los dilatadores de la pupila y los empleados para tratar el glaucoma entre otros, es aconsejable comprimir los puntos lagrimales durante un minuto para evitar la absorción sistémica del medicamento. Esta advertencia es muy importante durante el embarazo.

Aplicación de pomadas.  

Aplicación de una pomada
  • Lavarse las manos cuidadosamente. 
  • El paciente mira hacia arriba mientras se desplaza el párpado inferior con el dedo índice de una mano y se aplica la pomada con la otra. Se pone una pequeña cantidad de pomada (equivalente a un grano de arroz) en el espacio abierto entre el ojo y el párpado inferior. Para que la punta del envase no toque la superficie del ojo se rota el tubo para desprender el filamento de la pomada. Se debe acercar la punta del tubo al ojo, pero con mucho cuidado de no tocarlo.
  • Al acabar la aplicación el paciente debe cerrar el párpado y se debe realizar un ligero masaje sobre dicho párpado. 
  • Al acabar la aplicación se debe cerrar el envase lo antes posible.
No Comments

Post a Comment