Desprendimiento de Retina

Se trata de una enfermedad ocular ocasionada por la separación de la retina interna de su capa más externa, el epitelio pigmentario. Es un problema grave, poco frecuente que afecta más a pacientes con miopía elevada,  traumatismos,  edad avanzada,  enfermedades familiares y después de algunas cirugías oculares.

El desprendimiento de retina no es doloroso, ni presenta signos externos pues el ojo no se enrojece ni presenta molestias. Aproximadamente la mitad de los casos notan inicialmente la aparición de cuerpos flotantes y destellos luminosos. Los cuerpos flotantes se producen por concentración de las fibras vítreas con presencia de células en el interior de la cavidad vítrea. El paciente las describe como manchas negras, moscas volantes, cintas, hilos, telarañas u hollín. Estas sensaciones no siempre se asocian a desprendimiento de retina pero su aparición es un aviso para consultar al oftalmólogo.

Si la contracción de las fibrillas vítreas es importante ocasiona un desgarro en la retina produciéndose una estimulación eléctrica que el paciente nota como destellos luminosos o relámpagos. Si no se repara la rotura retiniana el fluido vítreo pasa a través y separa la retina del resto de la pared ocular formando una bolsa hacia el interior del ojo. En la zona desprendida baja la visión y el paciente nota como una sombra o una cortina cayendo sobre el ojo.

Si el desprendimiento afecta al centro, la visión queda muy reducida. La retina desprendida no se nutre bien y las células receptoras de la luz (conos y bastones) se deterioran rápidamente por eso no debe retrasarse el tratamiento pues de lo contrario aunque se reaplique la retina la visión quedará muy deteriorada.

Desprendimientoretina_01
Desprendimientoretina_02