Desprendimiento Posterior del Vítreo

El vítreo es un gel de colágeno que rellena la cavidad del ojo y tiene  zonas de anclaje que le permiten estar adherido a la retina.  Ese gel con el paso del tiempo, la miopía elevada o los traumatismos, se deshidrata y se retrae formando unas condensaciones que se quedan flotando en el interior de nuestro ojo. Al producirse este fenómeno, el vítreo se despega de la retina pudiendo producir o no lesiones en la misma como desgarros o agujeros retinianos.

Normalmente el paciente lo percibe como sombras volantes en forma de puntos móviles o telarañas, que dificultan la visión y sobretodo se perciben más en la claridad, cuando miramos sobre un fono blanco y en las pantallas de ordenador. También son frecuentes al inicio de estos  síntomas, el presentar fotópsias o fogonazos de luz debido a la tracción que produce el gel vítreo sobre la retina.

Siempre que presentemos estos síntomas  es fundamental ir al oftalmólogo para descartar la presencia de una rotura retiniana, especialmente las personas miopes que tienen un riesgo de rotura retiniana más elevado que la población normal.