El astigmatismo es una variación en el poder de refracción de los diferentes meridianos oculares.

Produce visión distorsionada. La mayoría de astigmatismos son consecuencia de irregularidades en la superficie anterior de la córnea.

Se denomina astigmatismo residual el inducido por el resto de estructuras oculares (cristalino, retina).

La potencia de los diferentes radios corneales se mide con el oftalmómetro y con el topógrafo.

Se emplea la esfera astigmática, con una serie de radios distribuidos como las horas de un reloj y permite identificar el eje del astigmatismo en el lugar donde el paciente ve las líneas más borrosas. Todo esto dentro del estudio de la Cirugía Refractiva Corneal.

Astigamtismo Regular

En el Astigmatismo regular, el poder dióptrico de los meridianos progresa uniformemente, lo que permite su corrección con lentes cilíndricas.

Se denomina simple cuando un meridiano es emétrope y el otro miope o hipermétrope, compuesto  si ambos meridianos son hipermétropes o miopes, pero en distinto grado y mixto cuando un meridiano es miope y el otro hipermétrope.

Un astigmatismo es a favor de la regla cuando el meridiano vertical es el más curvo y en contra de la regla si es más curvo el meridiano horizontal.

Astigmatismo Irregular

Un mismo meridiano hay puntos o sectores con diferente refracción.

La superficie corneal es irregular (queratocono, cicatrices), o existen alteraciones del cristalino (opacidades) u otros medios.

Los astigmatismos irregulares de origen corneal pueden mejorar considerablemente con lentes de contacto.

Tratamiento

Para el tratamiento se emplean cristales cilíndricos, cóncavos o convexos, o lentes de contacto rígidas o blandas tóricas.

Los cristales de astigmatismo alargan las imágenes. En casos seleccionados se puede recurrir a la cirugía.