La Coroiditis Central Serosa es un desprendimiento de la retina neurosensorial de la mácula.

Normalmente se produce en pacientes jóvenes de unos 20 a 50 años.

Resulta más frecuente en sujetos con estrés, apnea nocturna, antecedentes de cefalea migrañosa, agentes vasoconstrictores, uso de corticoides, tabaquismo y también alcohol.

También presenta una asociación con el  Helicobacter pylori, Lupus y transplante de órganos.

En el Centro de Oftalmología Bonafonte tenemos a los mejores especialistas en Retina y Vítreo.

Si necesitas más información o quieres pedir cita ponte en contacto con nosotros.

Diagnóstico

Para su diagnóstico es necesario una correcta evaluación del fondo de ojo y pruebas de imagen como la OCT macular y angiografía ocular.

Presenta habitualmente un buen pronóstico y no requiere de tratamiento, a excepción de los casos recurrentes y en los que perduren en el tiempo produciendo daños retinianos crónicos.

Su patogenia en la actualidad permanece desconocida.

Pero se cree que está relacionado a una rotura de la barrera hematorretiniana externa, hipersecreción patológica del epitelio pigmentario de la retina (EPR) o una alteración de la circulación coroidea.

Los pacientes refieren metamorfópsias o distorsión de las letras e imágenes, visión borrosa, dificultad a la adaptación a la oscuridad, pérdida de la saturación de los colores, escotoma relativo e incluso pueden estar asintomáticos si la fóvea no se encuentra afectada.

Los cambios pigmentarios maculares indican el lugar de episodios previos. 

Coroiditis - Retina y Vítreo

Cursa con disminución brusca pero moderada de la visión (1.0 a 0.3), escotoma central relativo, pérdida de contraste, metamorfopsia (distorsión de imágenes) y micropsia (imágenes de pequeño tamaño).

Suele ser unilateral, a veces asintomática y más frecuente en varones jóvenes (25-45 años).

La enfermedad parece favorecida por el aumento de cortisol endógeno.

Así se explican los brotes de la Coroiditis central serosa y las frecuentes recurrencias (45% de los casos) en momentos de tensión física o psicológica, agravadas por ciertos hábitos (abuso de alcohol y tabaco) y después de tratamientos con cortisol exógeno.

Se diagnostica con biomicroscopio y rejilla de Amsler.

Es de gran utilidad la TCO para valorar la evolución y la angiografía fluoresceínica para identificar los puntos de fuga antes del tratamiento con láser (Figs 4 y 5).

Tratamiento

 En estos casos estarían indicados los tratamientos con láser argón focal en el punto de fuga o la terapia fotodinámica.

Coriorretinopatia - Coroiditis Central Serosa

Actualmente, también se conoce que el uso de fármacos antiangiogénicos pueda tener un efecto beneficioso al producir una disminución de la permeabilidad de los vasos.

Observación sin tratamiento

Un 85% de casos se resuelven espontáneamente en 1-6 meses y quedan con una excelente visión (>0.6).

El resultado visual es peor si la recuperación es lenta, si existen varias áreas de desprendimiento seroso y después de las recurrencias.

Para la Coroiditis Central Serosa se debe considerar el láser de argón  si el desprendimiento seroso persiste más de 4 meses, cuando se perdió mucha visión en un episodio previo y por necesidades laborales como por ejemplo los taxistas.