En las Vías Lagrimales la hidratación normal de la superficie ocular requiere un correcto equilibrio entre la producción de lágrimas en las glándulas lacrimales y la evacuación de las mismas por las vías lagrimales.

El defecto de lágrima o la mala disposición de los párpados para distribuirla puede causar ojo seco.

Pero también un problema en los párpados o en la vía de desagüe del ojo puede producir un molesto lagrímeo ocasional o contínuo Epífora.

Para entender bien la causa de nuestras molestias o nuestro lagrimeo es preciso una consulta individualizada en nuestro Centro de Oftalmología Bonafonte en Barcelona.

Que se valore en conjunto cómo están todos los elementos que participan en el ciclo de la lágrima.

Producción lagrimal, posición de los parpados y parpadeo, conjuntiva y superficie ocular, puntos lagrimales y vía lagrimal.

Entender bien nuestro problema principal es la clave para un tratamiento satisfactorio.

Ojos llorosos

¿Te lloran los ojos y quieres saber por qué?

Aquí tienes unas pistas para saber que está pasando en tus ojos para que no paren de llorar.

Todos lloramos en algunas situaciones, es una respuesta fisiológica normal de nuestro cuerpo.

Las causas normales de lagrimeo son por ejemplo una emoción fuerte como un disgusto, dolor intenso o una alegría desbordante.

Otras causas normales de lagrimeo son como respuesta a una agresión directa al ojo, como cuando nos entra algo en el ojo o ante un frío o viento muy intensos.

El problema es cuando lloramos casi constantemente y sin ninguna causa aparente.

Causas de los ojos Llorosos

Dentro de las causas que nos pueden producir ojos llorosos separemos aquellas que son normales y que suceden de manera ocasional, que serían:

  • La risa.
  • Un bostezo.
  • Una emoción fuerte: ya sea positiva (una alegría intensa) o negativa (un disgusto o como respuesta al dolor)
  • También ambientes agresivos como el frío o el viento intenso. Ambientes con humo o cualquier otra partícula que estando en el aire nos irrite los ojos. ¡Cómo cuando cortamos cebolla!

Otras causas ya serían las producidas por enfermedades como:

  • Conjuntivitis de cualquier tipo (vírico, bacteriano o alérgico).

Las alergias a los ácaros y al polen son una causa frecuente de lagrimeo excesivo u ojos llorosos

  • Agresiones o heridas en el ojo: una arenita dentro del ojo, una herida producida por un golpe o un arañazo, una pestaña que crece hacia dentro del ojo.
  • La obstrucción de la vía lagrimal. El ojo tiene un desagüe natural del ojo que llamamos la vía lagrimal y su obstrucción es un de las principales causa de epifora u ojos llorosos.
  • El ojo seco. En ocasiones y aunque parezca un contrasentido el ojo seco nos puede producir lagrimeo. Esto ocurre cuando el ojo está tan seco que produce una irritación o inflamación del ojo que es lo que produce el lagrimeo excesivo.
  • La Blefaritis: Por la misma razón que el ojo seco la inflamación del borde de los párpados, conocida como blefaritis puede irritar el ojo y provocar un ojo lloroso.

Las lágrimas

Las lágrimas son un líquido algo aceitoso que produce nuestro cuerpo fundamentalmente para proteger y mantener hidratados nuestros ojos.

Aunque en realidad la lágrima es fundamental para el ojo. Sin ella no podríamos ver correctamente, ya que suaviza la superficie del ojo para que las imágenes entren “limpias” en el interior.

En conjunto con los párpados mantiene el objetivo de nuestra cámara fotográfica natural perfectamente limpia.

Igual que hacemos nosotros con un paño especial cuando limpiamos el objetivo de nuestra cámara si queremos que nuestras fotos salgan sin ninguna mancha y perfectamente nítidas.

Pero además son fundamentales para que los ojos no se nos resequen, lo que podría producir heridas muy dolorosas y peligrosas para nuestros ojos.

Si el ojo se seca se pueden producir herida como en los labios cuando se nos secan por el frío y usamos barra de cacao para que no se nos agrieten.

La lágrima también nos protege frente a infecciones.

Lo primero que debes saber es que la correcta hidratación y lubricación de tus ojos es necesaria para que funcionen correctamente.

La Lagrima nos protege frente a las agresiones externas como el viento y la contaminación.

También es una barrera frente a las bacterias con lo que nos previene de infecciones oculares y es un fantástico cicatrizante si por desgracia tenemos algún percance y nos hemos hecho una herida en el ojo.

Y si todo esto te parece poco debes saber que una buena lágrima también es necesaria para tener buena visión. Tener poca o mala lágrima produce ojo seco y es un verdadero problema

¡Una buena lágrima mantendrá tus ojos sanos!

¿Cuándo tenemos exceso de lágrima o Epífora?

Si nuestro ojo llora desde hace poco puede que nos esté avisando de que tiene un problema puntual. Estas son las causas que pueden producir un lagrimeo de forma puntual:

  • Te ha entrado algo en el ojo (cuerpo extraño). Tener algo metido en el ojo, por muy pequeño que sea produce un lagrimeo intenso. El ojo intenta protegerse del roce que le produce este cuerpo extraño.
  • Reacción alérgica en el ojo. Otra causa importante de lagrimeo son las alergias. Suelen ser en los dos ojos a la vez (bilaterales) y se suelen acompañar de picor.
  • Conjuntivitis: Las famosas conjuntivitis pueden ser causadas por virus estacionales o bacterias y en ambos casos se acompañaran de un exceso de lágrima.
  • Queratitis: En este caso la infección o irritación de tus ojos está en la córnea. La córnea es un tejido más delicado e importante por lo que el lagrimeo suele ser más intenso en estos casos.
  • Irritaciones ambientales como las producidas por el viento, el humo o ambientes contaminados también pueden producirte un exceso de lagrimeo.

Si nuestros ojos lloran desde hace tiempo es más probable que la causa también lleve más tiempo y es más necesario hacer un buen diagnóstico con nuestro oftalmólogo.

Aparato lagrimal - vías lagrimales

Estas son diversas causas que pueden causarnos lagrimeo desde hace tiempo.

  • Irritaciones o inflamaciones crónicas del ojo.
  • Problemas en los párpados: los párpados son fundamentales para distribuir y desalojar la lágrima correctamente
  • Punto lagrimal obstruido: El punto lagrimal es el lugar por donde debe “desaguar” el ojo en condiciones normales. Cualquier problema aquí puede producirnos ojo lloroso.
  • Vía lagrimal obstruida: Esta es una de las principales causas de lagrimeo excesivo y por eso le hemos preparado su propia sección.

¿Cómo podemos conocer la causa de nuestro lagrimeo u ojos llorosos?

Para entender bien la causa de nuestro lagrimeo u ojos llorosos es preciso una consulta individualizada y que valore en conjunto cómo están todos los elementos que participan en el ciclo de la lágrima.

Producción lagrimal, posición de los parpados y parpadeo, conjuntiva y superficie ocular, puntos lagrimales y vía lagrimal.

Entender bien nuestro problema principal es la clave para un tratamiento satisfactorio. Si tienes los ojos llorosos debes conslutar a un oftalmólogo.

En el Centro de Oftalmología Bonafonte existe una consulta especializada en vía lagrimal y epifora que se realiza conjuntamente con un oftalmólogo especialista y también un otorrinolaringólogo especialista.

Con la exploración conjunta del inicio de la vía lagrimal el ojo por el oftalmólogo  y el final (la nariz) por el otorrino obtenemos un diagnóstico muy preciso del estado de la vía lagrimal.

La Vía Lagrimal

La vía lagrimal es como llamamos al desagüe natural del ojo, como tenemos 2 ojos nos solemos referir a ellas en plural: vías lagrimales.

Hemos contado cómo la lágrima se produce constantemente por nuestro cuerpo y se libera continuamente sobre nuestros ojos. La vía lagrimal es el sistema de conductos que tenemos para recoger esa lágrima y devolverla al organismo sin que acabe cayéndonos por la cara.

Una vez liberada y distribuida sobre el ojo una parte de la lágrima se evapora hacia el aire pero una gran parte de ella se recoge a través de los puntos lagrimales. Cunado parpadeamos los párpados bombean el exceso de lágrima hacia los puntos lagrimales por donde inicia su viaje hacia las fosas nasales, es decir, el interior de la nariz. De esa forma deja espacio para que una nueva lágrima ocupe su lugar y de esta manera renovamos continuamente la lágrima que tenemos en nuestros ojos.

La vía lagrimal consta de:

  • Puntos lagrimales
  • Canalículos superior e inferior
  • Canalículo común
  • Saco lagrimal
  • Ducto nasolagrimal
  • Válvula de Hasner.

Vía lagrimal obstruida

Tener la vía lagrimal obstruida es una de las principales causas de lagrimeo, ojos llorosos o epifora.

La anatomía de la vía lagrimal se inicia en el ojo y termina en las fosas nasales (nariz).  La obstrucción se encuentra en algún punto intermedio que debemos conocer a través de una buena exploración y en ocasiones con la ayuda de una radiografía especializada, una dacriocistografía.

Tratamiento de la vía lagrimal obstruida

La obstrucción de la vía lagrimal se puede solucionar a través de una cirugía conocida con el nombre de Daciocistorinostomía.

Existen varias maneras de realizar esta técnica siendo la menos invasiva la Dacriocistorinostomía Laser transcanalicular.

Lagrimal Obstruido en Adultos

Cuando se obstruye la vía lagrimal en los adultos lo hace normalmente en el ducto nasolagrimal.

La consecuencia de esto es que la lágrima no pues escapar del ojo por su vía natural y acaba cayéndonos por la cara.

Esta situación es frecuente y puede solucionarse mediante cirugía. La cirugía de la vía lagrimal o Dacriocistorinostomía.

Lagrimal Obstruido en Bebes

Es frecuente que los niños recién nacidos no tengan todavía su vía lagrimal perfectamente formada. En estos casos el niño tiene el ojo lloroso casi constantemente y veremos más habitualmente como le cae la lágrima por la cara aunque no esté disgustado.

No pasa nada, esta situación es frecuente y normal.

Lagrimal obstruido en bebes

En la mayoría de los casos se resolverá espontáneamente de un día para otro, cuando la vía lagrimal del niño acabe de formarse, normalmente antes de los 2 años.

Si no es así puede solucionarse mediante un sondaje manual o solicitar una visita en Oftalmología Pediátrica.

Cuando debo ir al médico

El lagrimeo excesivo sin ninguna de las causas mencionadas como normales, es siempre una causa de patología, aunque sea leve.

Normalmente el ojo llora porque se queja de algo.

Podemos tener algo metido dentro del ojo o estar empezando una conjuntivitis.

  • Debemos acudir a urgencias oftalmológicas si nos aparece un lagrimeo intenso sin causa aparente y sobre todo si tenemos la sensación de un objeto dentro del ojo o tenemos visión borrosa.
  • Además debemos consultar con un oftalmólogo si tenemos épocas de mucho lagrimeo (por ejemplo en primavera por las alergias al polen).
  • También debemos acudir al oftalmólogo si notamos que desde hace un tiempo necesitamos secarnos constantemente los ojos porque están constantemente llorosos y frecuentemente la lágrima se nos cae por la mejilla.